Maria y Oriol: una boda esperada (fotos preboda)

29 de mayo, 2021 - Novedades -

    La paciencia ha valido la pena. ¡María y Oriol por fin se darán el "sí quiero" el 12 de Junio en La Jana! Al final se casarán como deseaban, y después de la ceremonia, con todos sus familiares y amigos en el Restaurante el Prigó de Catí, del mismo pueblo famoso por su queso.

 La pandemia ha sido un imprevisto para las parejas que fijaron su fecha de boda para 2020. Un año que ha roto el corazón a muchas de ellas, simplemente porque no han podido hacer realidad sus sueños. 

 Fue un año donde hemos tenido que cambiar nuestras rutinas por completo. Y en lo que respecta a los enlaces no ha sido una excepción. Los compromisos y fiestas que se han celebrado han sido bajo unas medidas que nunca habíamos vivido.    

Esta circunstancia ha llevado a que muchas parejas duden. Algunos han pensado que es una señal para posponer el matrimonio. Pero no: ¡esto es solo un desafío más que se tiene que superar! 

Todos sabemos que dudar es humano. Que la negatividad nos invada a veces también es normal, pero lo más importante del proceso es afrontarlo sin perder de vista los objetivos marcados y seguir adelante. No hay nada más importante que dar batalla a la realidad. Se presente como se presente.

Pero la pandemia no solo trajo cosas negativas, pues según algunas parejas, el confinamiento fue una oportunidad para relajarse y aclarar ideas. Un modo de desarrollar interés por cosas nuevas. Incluso hay quienes dicen que han iniciado una tradición cómplice... 


2021, ¡un año de esperanza!


Después de las restricciones, aforos limitados y todas las medidas para protegernos, parece que 2021 quiere recompensar los largos meses de espera. Y esto María y Oriol lo saben muy bien. A pesar de los inconvenientes, ¡ya tiene una fecha definitiva! 

Este año, muchas parejas, como María, de la Jana y Oriol, de Traiguera, cumplirán uno de sus sueños como compañeros de vida.    

Antes de empezar a hablar de la parejita, hablemos un poco del fotógrafo.    


¿El fotógrafo perfecto?


¡No existe el fotógrafo perfecto, pero sí el fotógrafo con años de experiencia y mucho bagaje!    

 Cada fotógrafo de eventos tiene su forma de trabajar, su forma de percibir la realidad de los novios. Pero todos tienen en común que siempre buscarán la mejor manera desde infinitos ángulos y de una forma muy creativa como base para realizar bien su trabajo.   

 Todo lo que hace tiene un porqué: todo está muy bien pensado estratégicamente. Pero también es el encargado de captar el momento perfecto mientras deja fluir la magia del momento.   

 Porque él es quien vela por el interés de un resultado final que enganche. ¡Ah! con el equipo técnico adecuado para conseguirlo.     

 Ahora que ya sabes que un fotógrafo hace lo necesario por sus clientes para que tengan unas fotos únicas para recordar de por vida, hablemos un poco de historia.


¿Quién fue el primero que inicio este ritual?


Para esto tenemos que hablar primeramente de las fotos de boda.   

La primera foto de boda que se tomó fue en 1826 por Niépce, en el sur de Francia. Una imagen que marcó un antes y un después en la sociedad.  La instantánea llamó tanto la atención que en 1840 el mismo fotógrafo, fotografió a la reina Victoria y al príncipe Alberto cuando contrajeron matrimonio.   

Esta vez, Niépce mejoró la calidad de las fotos. ¡Y es que este precursor ya intuía de la importancia de la calidad de su trabajo para sus clientes!   

Hoy en día, por suerte, se ha democratizado este servicio de imagen para todas las parejas. ¡Así que se tiene que aprovechar!

 

Generaciones que marcan el cambio


Todos sabemos que la boda es una ceremonia donde dos personas deciden oficialmente unir sus vidas ante las personas más cercanas a ellas: un acto de amor eterno. Un paso más en la relación de pareja, donde deciden comprometerse el uno al otro. Un momento único que queda plasmado para siempre en una imagen (o varias).   

Todo ha cambiado, las bodas han evolucionado a lo largo del tiempo, los fotógrafos que llevan años en la profesión lo saben perfectamente. Las parejas han pasado de seguir unas tradiciones muy rígidas a ceremonias personalizadas.   

Y es que hoy en día son muchos los novios que deciden cómo quieren celebrar su compromiso. Ellos tienen el control y tienen muy claro lo que quieren: saben exactamente como quieren festejar su día especial.   

 

Reportaje Preboda: las fotos que debes tener de por vida


Las fotos de preboda, son un paso importante antes del gran día. Probablemente habrás visto a muchos novios compartir sus fotos tras la boda. Pero posiblemente no acabes de entender cómo funciona y por qué se hace.   

Te habrás preguntado “¿qué es la foto preboda?”  ¡Sencillo! Este tipo de imágenes forman un reportaje que hace el fotógrafo a los novios antes de la fecha oficial de la ceremonia. Es un tiempo de intimidad cuyo testigo solo es una persona, el fotógrafo y los novios.   

Un profesional recogerá con su estilo la esencia de la pareja, que quedará marcada en una imagen para siempre.   

Además, lo que hace que las prebodas sean especiales, es su carácter más informal y distendido. ¡Es una buena escuela para entrenarte para las fotos de la boda!   Pero no te preocupes. En realidad, es más fácil de lo que parece, porque una vez la sesión comienza, todo empieza a fluir.    

 El objetivo de esta sesión previa es presentar ese reportaje a sus invitados en modo de introducción antes de que lleguen los novios al salón.

 

Proceso de una preboda


Estas sesiones, por lo general, se suelen realizar un mes o dos antes de la fecha oficial de la boda, pero todo dependerá de la agenda de ambos, tanto de la pareja como el fotógrafo, pero aun así el proceso es sencillo.    

En este reportaje, la pareja viste de ropa de calle. Ellos escogen las prendas: suelen llevar ropa con la que se sienten identificados en su día a día.  No suelen llevar algo llamativo, pues la idea es que las personas que luego vean las fotos centren su atención en ellos y no en aquello “chirriante” de la foto, porque al fin y al cabo ellos son los protagonistas.     

 El lugar donde se realiza la sesión de fotos, también lo suelen elegir los novios. Algunos tienen un lugar especial donde les gusta ir juntos, y deciden hacer su sesión en ese sitio. Pero si no es el caso, siempre pueden pedir consejo al fotógrafo, quien podrá asesorarles acerca de sitios con encanto donde hacer su sesión de fotos.   

 Además de ser una sesión informal, los novios suelen escoger si quieren una temática determinada en su sesión de fotos, una temática que represente a ambos, pues al final la idea es que la pareja muestre sus gustos compartidos.     

 Pero lo más importante de todo es que es un día para que todo fluya sin agobios. Además, esta sesión previa a la boda permite también que los novios puedan conocer la manera en la que trabaja el fotógrafo. Eso genera un vínculo de confianza y complicidad previo al gran día. 


Unidad no es uniformidad: lo que se ve en las sesiones


Las fotos de preboda son el comienzo de la aventura que toda pareja decide emprender juntos al menos una vez en la vida. Son las fotos más íntimas y personales: son las que reflejan la pareja sin artificios y rigideces protocolarias.    

Con la mirada afirman su compromiso. Sus actos demuestran el respeto que se tienen. Muestran que se aceptan tal y como son, con sus defectos y sus virtudes.  

La sinceridad junto con la compasión, salen a relucir a través de las imágenes captadas por el fotógrafo. Se ve y se transmite.   

Todos estos valores son los que se recogen y captan a través de la cámara. Los fotógrafos siempre los buscan para obtener un resultado diferente con el que los novios se sientan identificados. La singularidad de cada pareja es la clave: no intentes obtener las mismas fotos que otros. Sé original. Sé diferente. Sed vosotros mismos.


¿Por qué hacer fotos de preboda?


Si eres una persona que nunca había considerado realizar este tipo de reportaje, esta es una oportunidad única e ideal previa al gran día, que te ayudará a perder la vergüenza y la timidez. Te ayudará a sentirte más cómodo con la cámara y a desenvolverte mejor.      

 Es la oportunidad de conservar un recuerdo previo al gran día que perdurará para siempre. Mostraréis vuestro vínculo más sincero y natural.   

 También estas fotos te pueden servir para realizar invitaciones si decides que aparezca una imagen entrañable en tu invitación de boda. Además puede utilizarse alguna como centro de decoración en las mesas del convite, obsequio para los invitados y ser el regalo ideal para los padres, abuelos, suegros, hermanos, etc. ¡Hay multitud de opciones!   

María y Oriol se casarán en la Iglesia de la Jana junto a sus familiares y amigos. Tal como deseaban.   

Y tú, ¿a qué esperas a casarte?  

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente